miércoles, 8 de julio de 2015

POR LEER

El poeta Manuel Moya (1960) escribió esto:

SALIDA PARA TODO


         Mira, guapo, vale que se te fuera la olla y te liaras con el vecino. Vale, que lo hicieras para ganarte el jornal, pero, hijo mío, a ver cómo te explicas que aparezcas al cabo de los meses sin un maldito maravedí. Y luego, todo eso, vamos, de que anduvisteis  por esos caminos de Dios luchando con gigantones, magos, nigromantes, corregidores, vizcaínos, enamorados y toda la gentuza que os salió al paso. ¿Tú crees que yo me chupo el dedo? Que te regalaron una ínsula, que te montaste en un caballo que se echó a volar, que liberasteis a no sé cuántos galeotes, que si el bálsamo de ese Filabás, que si al final el desastre por esas playas de Barcelona… pero vamos a ver, alma de cántaro, tú por quién me tomas. ¿es que tengo yo pinta de haberme caído de un nido? De novios me tragué lo de los argonautas porque todavía estaba a medio socochar, después me tragué lo de que te largaras a Troya y te pusieras a jornal con ese Gamenón o como se llamara, y luego me volvía a tragar eso de que anduvieras con el napia italiano para arriba y para abajo, del infierno al paraíso y del paraíso al infierno, ajustándole las tornas a sus paisanos. Me costó tragarme las fatigas de esos pobres muchachitos que decías haber conocido en Verona y la ese majara que tenía nombre de moro y que no tenía nada mejor que hacer que hablarle a las calaveras, pero Sancho de mi vida, ¿tú por quién me has tomado? Mira, ya no te aguanto ni una más , así que a la próxima, cuando vuelvas de alguno de tus viajes y me encuentres por esas ventas de maritornes en brazos de cualquier arriero, voy a soltarte que me embarqué con Melquíades, un gitano de Tomelloso, para enseñarles lo que era el hielo a los guijarros o que me he convertido en una cucaracha o en un ajolote, a ver a ti qué te parece, guapo. De momento, mira lo que te digo, ya estás tirando para la ducha.