viernes, 23 de octubre de 2015

¡Y SI AL MIRAR LAS MENINAS NO MIRAMOS A NOSOTROS TAMBIÉN? ¿DÓNDE ESTÁ EL ESPEJO?


Si no conoce bien el cuadro de Velázquez Las Meninas, hágalo leyendo el cómic de Santiago García y Javier Olivares que ha ganado el Premio Nacional de Cómic. Nos lo cuenta en El País Aurora Intxausti. Leamos:

Las Meninas logran el Premio Nacional de Cómic



El jurado destaca de Santiago García y Javier Olivares el riesgo y brillantez con que resuelven su obra



El guionista Santiago García (Madrid, 1968) y el dibujante Javier Olivares (Madrid, 1964) han logrado el Premio Nacional del Cómic, correspondiente a 2015, por su obra Las Meninas (Astiberri). El jurado ha elegido este libro por “ser una obra que asume un riesgo en la estructura narrativa y en el planteamiento gráfico que se resuelve con brillantez, y por constituir un buen acercamiento a la figura de Velázquez, su época y su influencia en otros artistas”. La editorial vasca lanzará en breve su tercera edición con 3.000 nuevos ejemplares. El guionista acaba de publicar García con dibujos de Luis Bustos y en el mes de noviembre saldrá a la calle el cómic Yuna con dibujos de Joaco Vizueta.

Dibujo de Javier Olivares para el libro Las meninas (Astiberri), escrito por Santiago García.

No fue un trabajo fácil el que realizaron juntos Santiago García y Javier Olivares para plasmar en cómic una historia entretenida sobre una de las grandes obras de la pintura española. Cuando terminaron el trabajo decidieron juntarse para festejar el final. En el proceso cada uno estaba solo y optaron por reunirse en el Museo del Prado, de Madrid, atravesar el pasillo central y colocarse ante esta obra de Velázquez. Lo que pensaron y sintieron queda entre el pintor y ellos. El resultado es un libro que no te deja impasible. Santiago García empezó a escribir un guion hace siete años, un trabajo que tuvo aproximaciones y retrocesos. Había que meterse en el siglo XVII y ahondar en la personalidad de un hombre peculiar como fue el gran maestro de la pintura.
La historia que cuentan entre guionista y dibujante es una fábula que recorre la vida de Velázquez, una existencia nada apasionante pero en la que logró los objetivos de su vida. Fue un gran pintor que ha pasado a la historia y logró el ascenso social que se había marcado. Javier Olivares tuvo ganas de ponerse a dibujar y juguetear con los lápices tras el primer boceto de guion de Santiago García en el que narra la vida de un hombre que luchó por lograr lo que quería. Ambos autores deseaban explicar con su trabajo cómo un cuadro como Las Meninas se convierte en icono cultural y es capaz de trascender más allá de la propia creación. Velázquez es uno de los pintores más atractivos para la población española, la última exposición sobre su obra celebrada en el Museo del Prado fue la que mayor número de visitantes ha congregado en España.
El libro cambia de colores y de estilos según avanza la historia. Pasa de los ocres y azules al negro para luego mostrar el resto de la paleta dependiendo de quienes aparezcan por las páginas. De manera sorpresiva el lector se encuentra con Picasso, Dalí, Foucault o Buero Vallejo. ¿La razón? Todos ellos, según los autores, han tenido que partir de Velázquez para su desarrollo artístico. Sin el conocimiento del trabajo de Velázquez hubiese sido imposible entender a Picasso.
Santiago García ha realizado importantes traducciones de obras de Marvel como Spiderman y Batman. Ha escrito como especialista sobre cómics y ha dirigido las revistas U y Volumen, dos publicaciones especializadas del medio. Publicó su primera historieta en Malas tierras (Astiberri) con dibujo de Sergio Córdoba. Además de la serie de El Vecino realizada a medias con Pepo Pérez y el álbum La tempestad dibujado por Javier Peinado, ha publicado historietas cortas con Pepo Pérez en la revista Nosotros somos los muertos y en la revista El Manglar.
El ilustrador e historietista Javier Olivares se inició en la revista Madriz en los 80, y desde entonces ha combinado su trabajo en numerosas revistas como El País Semanal. Entre sus libros de cómic más destacados se encuentran Cuentos de la estrella legumbre (Media Vaca), La caja negra (Glénat), Las crónicas de Ono y Hop (Dibbuks), El extraño caso del doctor Jekyll y mister Hyde (SM), este último con guion de Santiago García.
El libro Las Meninas no era un trabajo cualquiera para sus autores. En Velázquez están sus referentes intelectuales y artísticos. Estructuraron la obra en tres partes: la llave, el espejo y la cruz. Su objetivo era que el cómic además de divertido obligase al lector a querer saber más de ese cuadro que a modo de espejo todos nos vemos reflejados Su objetivo era que fuese divertido y al mismo tiempo te llevase a querer saber más sobre el cuadro y el pintor. Los autores han logrado con este libro profundizar en el enigma del cuadro y este solo aparece en una ocasión en el cómic premiado.
Lo han ido guardando todo desde el primer instante en el que apostaron por trabajar juntos en una obra sobre Velázquez. Detrás de este cómic hay muchas horas de estudios sobre el pintor sobre Las Meninas, sobre lo que se sabe y se desconoce de este atractivo cuadro. Conservan el guión original, bocetos, storyboards, documentos e ilustraciones porque lo que querían hacer es que su fantasía se viese reflejada en un libro que a través del dibujo y la palabra acercase al lector al maestro Velázquez.




jueves, 22 de octubre de 2015

SE JUEGA, SE CANTA, SE BAILA, SE LUCHA, SE LLORA Y SE MUERE EN UN DÍA



Es José Catalán el que nos cuenta cómo vio el estreno de El alcalde de Zalamea. Lo dice en el Periodista digital. Algunos párrafos nos gustan tanto. Atentos al episodio personal que se cuenta. Leemos:
Llegó El alcalde de Zalamea a reabrir La Comedia

La Compañía Nacional de Teatro Clásico pone en escena una gran versión del drama de Calderón


La celebración de la reapertura del histórico Teatro de la Comedia, sede de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, merecía lo mejor y así ha sido. Elena Pimenta, su directora, presenta un brillante y espectacular montaje de El alcalde de Zalamea, de Pedro Calderón de la Barca, quizás la mejor pieza dramática de las letras españolas. Carmelo Gómez interpreta un sobresaliente Pedro Crespo, secundado con la misma calificación por Joaquín Notario como don Lope de Figueroa. Todo un acontecimiento en los inicios de esta temporada teatral.



En día y medio ocurre todo. Las tropas reales rumbo a Extremadura deciden pernoctar en la villa de Zalamea, quizás Salamanca, quizás Toledo. Manda la columna un capitán tan amoral como casi todos sus soldados que se empeña en realizar la miserable hazaña de raptar y violar a la hija del hombre más respetado del lugar. Este ha acogido en su casa al general don Lope, y ambos rivalizan en probidad e intiman en sus fuertes personalidades y alto orgullo. Descubierto el drama y nombrado alcalde Pedro Crespo casi simultáneamente, y tras fracasar en rogar al malvado capitán que enmiende el entuerto con una boda, lo juzgará con todas las de ley y lo sentenciará a muerte. Pero la justicia civil no tiene jurisdicción sobre los militares y cuando las tropas de don Lope están a punto de arrasar Zalamea, llega el Rey y considera que a pesar de todo el alcalde ha hecho bien, pues en esto como en todo en la vida, más que las formas importa el fondo.

Dice Pimenta que 'como obra maestra del Siglo de Oro español y de la dramaturgia universal de todos los tiempos, El alcalde de Zalamea se resiste a la simplificación. Cada época, cada circunstancia, cada geografía, descubre en ella lo que necesita'. La CNTC la ha representado en tres ocasiones anteriores desde su creación en 1986, la última en 2010 a cargo del anterior director de la CNTC.

El prestigiado equipo artístico de la CNTC realiza el mejor trabajo en muchos años, reuniendo espectacularidad y claridad al servicio de un texto genial y una trama casi perfecta. la escenografía de Max Glaenzel es tan convencional como efectiva, porque con unas bancadas laterales y un muro al fondo se pueden hacer engendros, o maravillas que parezcan novedosas, gracias sin duda a una iluminación destacable de Juan Gómez Cornejo, y a uno de los mejores vestuarios de época de los últimos tiempos. La selección y adaptación musical de Ignacio García merece mención aparte en una síntesis popular-cortesana muy meritoria, un repertorio de barroco español con jácaras y folías, con vihuela, con tambor y con unos cantos populares de buena factura y excelente interpretación.

Coreógrafa, maestro de esgrima y asesor de verso colaboran a que un numeroso reparto actúe con precisión y acierto. Veinte actores y actrices pueblan el escenario en una sucesión de escenas que siempre transmiten belleza estética. 'Aquí se abren paso los versos a cuchilladas. Rueda el romance, fluye la música octosílaba como agua que cambia de estado y de forma según la escena y el personaje, sin transiciones, sin compases de espera', dice Álvaro Tato, autor de una versión a primera audición impecable. 'Pocas veces el teatro áureo fluye tan feroz, inmediato y activo como en este drama. Su eternidad de obra maestra es aromática, tangible, sabrosa. Hay campo. Hay un pueblo con su gente, sus sonidos, silencios y rumores. Hay una tropa que trae acero, canciones, miseria y barro. Hay una casa de labradores con su desván, su patio, sus amores y recelos. Hay hidalgos que pululan hambrientos, buscavidas que entonan jácaras, villanos que se alzan, rondas a la reja, duelos nocturnos, penas sumarias y un rey ex machina que reinstaura un orden lleno ya de sangre, despedidas y soledad. Todo sucede en tumulto ante nuestros ojos a tiempo real (si es que el tiempo no es siempre imaginario), sobre las tablas o a la vuelta del escenario, donde se oculta la violación y la muerte: cerquísima de nosotros. Se juega, se canta, se baila, se lucha, se llora y se muere en un día', dice Tato y explica: 'La presente versión quiere lustrar el oro del verso calderoniano, con respeto pero sin reverencia, para que llegue al público el agua clara y directa de su poesía activa, limando aquellas palabras o expresiones hoy opacas o confusas, lijando ciertos pasajes para clarificarlos'. Nos parece que lo ha logrado.

Carmelo Gómez sale bien airoso del desafío de interpretar uno de los papeles cumbre de la escena española. Enorme presencia escénica, de esas que irradian potencia. Gestos, miradas, silencios y frases siempre medidos, siempre emocionantes. Joaquín Notario es nuestro mejor actor clásico y confirma su experiencia y liderazgo; en la versión de 2010 que antes comentábamos hizo ese Pedro Crespo que ahora cede a Carmelo Gómez. Nos gustaron especialmente La Chispa de Clara Sanchis y ese hijo Juan a cargo de Rafa Castejón. Nos gustó mucho Óscar Zafra en su medido sargento y encontramos un tanto  sobreactuados los papeles de Rebolledo y Don Mendo, el primero en griterío, el segundo en histrionismo: es curioso que notáramos lo mismo en el montaje de 2010. No eludiremos hablar de la víctima, Isabel, papel por demás difícil, en el que Nuria Gallardo se defiende. Hacer de malo es casi más difícil que de buena, y Jesús Noguero no presenta muchos matices como el capitán Álvaro de Ataide. Especial mención de nuevo a las intervenciones musicales, y a un lance de espadas tan poblado que da miedo. Dudas sobre el muro derribado para facilitar el final, y reparos a la poca presencia del rey en su corta intervención. Sorpresa al principio con partido de pelotaris y satisfacción final con un público entusiasta.

Si La vida es sueño tiene un trasfondo filosófico más profundo, El alcalde de Zalamea habla de justicia y rebelión, de dignidad y virtud, de seres humanos capaces de arriesgarlo todo por sus convicciones. Se puede elegir entre las dos o se puede pensar que la pareja es inseparable. Pedro Calderón de la Barca estrena en 1636 esta obra con 35 años de edad, un año después de aquella. En 1629 su hermano y él se han visto envueltos en un lance en la calle Cantarranas (hoy Lope de Vega), en el que Diego es herido gravemente por Pedro de Villegas, cómico y hermano de Ana de Villegas, famosa actriz. Para prender al agresor Pedro y los alguaciles violan la clausura del monasterio de las Trinitarias, en el que reside sor Marcela, hija de Lope de Vega, motivo por el que Lope se queja al duque de Sessa; finalmente la justicia falla a favor de los hermanos. Es otro conflicto de jurisdicciones -la eclesiástica enfrentada a la civil, en vez de la militar- que pudo inspirar en parte la obra.
Comprado por el estado en 1998, cerrado desde 2002, las obras de remodelación del Teatro de la Comedia han durado casi tres años. En el interior se ha realzado su aspecto original en tres pisos y una platea con planta en forma de herradura, las esculturas de bronce del vestíbulo y el zócalo de madera y latón, sus barandillas repujadas, sus butacas de terciopelo rojo y la recuperación de la policromía del lienzo de lino ubicado en el techo de la sala principal. Por el contrario, los suelos de baldosín en blanco y negro en el recibidor, y de convencional parqué en los interiores, vienen a reflejar un descuido en los pavimentos de los edificios emblemáticos que ya es tradicional. Finalmente, este ansiado reestreno del Teatro de la Comedia ha venido a costar casi 30 millones de euros si se incluye el equipamiento escénico en el presupuesto total. Que sea para bien.

VALORACIÓN DEL ESPECTÁCULO (del 1 al 10)
Interés: 9
Versión: 8
Dirección: 8
Interpretación: 8
Escenografía: 8
Música: 8
Producción: 9
Programa de mano: 7
Documentación a los medios: 7



 
 
 
 
 
 
 
 



UNA LUZ CÁLIDA PARA LA DESNUDEZ DE LOS CORRALES DE COMEDIAS



Ya podemos leer la primera crítica que se hace de la obra que pronto veremos. Hasta hoy todo era publicidad, ahora tenemos que comparar lo que se dice (méritos, deméritos) con lo que se hace. Veremos.

Esta crítica la ha escrito Javier Vallejo para el El País:  


No hay dudas con Calderón

El alcalde de Zalamea, en el montaje de Helena Pimenta, con una luz cálida de Gómez Cornejo, evoca el Alonso Mañés





Echábamos de menos las dimensiones del escenario de la Comedia, harto más holgado que el del Pavón. Aunque no es el corral que nuestros clásicos auriseculares siguen pidiendo a voces y que languidece en la calle del Marqués de Riscal (el antiguo frontón Beti Jai), en espera de que llegue al Ministerio de Cultura un alto cargo que, como José Manuel Garrido y Tomás Marco en sus épocas respectivas, sea algo más que un gestor y tenga la voluntad y el arrojo de dotar a la Compañía Nacional de Teatro Clásico de ese escenario con carácter y sabor de época, equivalente al que tienen sus homólogas británicas y francesa, donde pueda sumergirse al público de hoy en una experiencia similar a la que vivía el del Siglo de Oro. Ahora que la Compañía se acerca a su treinta cumpleaños, hora es de cumplir el deseo de Adolfo Marsillach de tener otra sede, más apropiada, que se sumaría a la Comedia: también la Royal Shakespeare y la Comèdie-Française tienen más de una, que son rentables desde el punto de vista cultural, patrimonial y turístico.
Pedro Crespo, alcalde de Zalamea, es Carmelo Gómez
El alcalde de Zalamea, montaje insuperable de José Luis Alonso Mañés, fue el espectáculo faro de la época de Marsillach al frente de la CNTC. La reapertura con este título del teatro que el Ministerio de Cultura compró en 1999, simboliza el deseo de los responsables actuales de la Compañía de comenzar el nuevo ciclo conectados con lo mejor de su pasado.
El tema de la obra es la nobleza de alma, puesta a prueba, y el detonante del conflicto, una violación: Le viol puni (La violación castigada), tradujo Linguet su versión francesa, a la que siguió otra de Collot d'Herbois, estrenada tras la toma de La Bastilla, en la que Pedro Crespo se ponía al frente de los labradores al grito de: “Avancez, citoyens!”. La obra es revolucionaria, porque Calderón distingue entre el derecho moral y la ley del Estado, y para impartir justicia, el alcalde debe saltarse la legislación.
El montaje de Helena Pimenta, envuelto en una luz cálida de Gómez Cornejo, que evoca la que hizo para el montaje de Alonso Mañés, y apoyado en una escenografía de Max Glaenzel, inspirada en la desnudez de los corrales de comedias, tiene el vigor y el empaque característicos de los que viene presentando con la CNTC. En los papeles de don Lope y de Pedro Crespo, a quien Carmelo Gómez transmite entereza (y la serenidad de un crepúsculo en el páramo castellano), este y Joaquín Notario componen una formidable pareja de clowns filosóficos, caminando sobre el alambre que enlaza la tragedia con la comedia.
El contraste entre la nobleza que transmite Rafael Castejón (Juan) y la baja condición moral del Capitán de Jesús Noguero es demasiado evidente desde el principio: resultaría más interesante que este fuese más sibilino. Nuria Gallardo resuelve lo que le echen: incluso este papel de doncella, con el que debería de haber sido agraciada hace tres décadas: ojala que los que ahora le vendrían como un guante se los den ya. Muy bien resueltas, las canciones que los propios actores entonan en el curso de la acción. El resto de la música está fuera de época, tiene una textura inapropiada, ilustra donde no hace falta o todo ello a la vez. Pegas aparte, el montaje se impone desde el principio, aunque luego se vaya frenando.

miércoles, 21 de octubre de 2015

EL DICCIONARIO DIGITAL, GRATIS



 
En el nuevo Diccionario de la Academia en la red se navega mejor. Es decir, se busca (y encuentra) de más maneras. Fíjate: todas las entradas están interrelacionadas; hay una función de autocompletado; se pueden buscar las palabras por el principio y por el final. Y nos hace sugerencias, y nos corrige una palabra si la introducimos mal. 

La RAE renueva su web con la última edición del 

 Diccionario


La última edición del Diccionario de la lengua española ya está incorporada desde el pasado 13 de octubre a la web de la Real Academia Española. Esta 23ª versión del Diccionario —la del tricentenario de la institución— tiene un aire de despedida del papel porque, como ya ha anunciado en varias ocasiones el director de la RAE, Darío Villanueva, las siguientes nacerán con una vocación netamente digital. Ayer en el salón de actos de la RAE se presentó justo un año después de la edición impresa esta nueva versión digital, que tiene como novedad un patrocinador. La Obra Social de La Caixa aportará alrededor de un millón de euros anuales durante el próximo trienio. El presidente de La Caixa y de la fundación de este banco, Isidro Fainé, afirmó que “el Diccionario está más vivo que nunca gracias a lo digital”. Esta herramienta, añadió, “fomenta el uso del idioma en todos los rincones del país. El poder de las palabras es saber usarlas”.

Villanueva, director de la RAE, aseguró que “nunca antes el Diccionario ha ejercido tanta influencia en los hispanohablantes como ahora”. Considera, además, que las nuevas tecnologías, “a veces, producen zozobra, pero también una oportunidad extraordinaria”.
Este acuerdo entre la Academia de la Lengua y La Caixa es fundamental para que el Diccionario en línea “se siga ofreciendo de forma gratuita”, recordó Villanueva, en varias ocasiones. La media de consultas del Diccionario es de 41 millones al mes, el 40% de ellas proceden de España, al que sigue México con el 15%. Los nuevos dispositivos ya se notan en el acceso en línea: el 42% de las búsquedas son a través de móviles y tabletas. La palabra más buscada en el último año sigue siendo cultura, con 340.052 consultas. La segunda fue bizarro, 277.566 búsquedas.
En la parte que más interesa a los internautas, el diccionario online “mejora su navegabilidad porque permite pasar desde cualquier palabra de una definición a ese término”, explicó Guillermo Rojo, responsable de esta edición digital. Es decir, todas las entradas están interrelacionadas. En segundo lugar, se ha incorporado una opción de autocompletado. Así, si se empieza a escribir la palabra consulta, por ejemplo, la herramienta despliega las distintas voces disponibles con idéntico principio: consubstancial, consuegra.... También existe la posibilidad de hacer búsquedas con la terminación de la palabra. Las sugerencias se muestran a medida que se van introduciendo caracteres. Además, un nuevo algoritmo sugiere al lector la forma correcta en que se escribe una palabra si se ha cometido algún error.
En cuanto a su contenido, la versión web añade una novedad a su hermana impresa. La advertencia del “uso ofensivo o discriminatorio” de algunas acepciones, como el caso del término gitano (es la duodécima más buscada). Las asociaciones de este colectivo protestaron porque una acepción de gitano era trapacero, definido a su vez como alguien que con astucias, falsedades y mentiras procura engañar a alguien en un asunto.
Esta 23ª versión del Diccionario de la Real Academia Española (la anterior databa de 2001) contiene 93.111 artículos (la anterior edición tenía 88.431) y 195.439 acepciones, de las que 18.712 son de origen americano, 102 de Filipinas y 30 de Guinea Ecuatorial. Esta labor es fruto de la armonización con otras obras académicas. Además de la colaboración de la Asociación de las 22 academias, cuyo secretario general, Humberto López Morales, señaló que “aunque pertenece a una generación vinculada al papel, no desprecia la revolución digital.
Otros números del Diccionario son sus 21.466 acepciones de especialidades técnicas, sus 333 extranjerismos (escritos en cursiva para alertar al lector), las 222 locuciones latinas y los 1.637 verbos con información sobre su conjugación.

martes, 20 de octubre de 2015

EL QUIJOTE 46. POSTUREO DIGITAL


#CervantesEnTwitter


“Más leer a Cervantes y menos postureo digital”

Como fue la celebración del bautizo de Cervantes, Francisco Rico escribe esto en El País. Y nosotros lo leemos:


A esta hora”, me escribe un amigo el 9 de octubre, a las 11:08, “Cervantes es tendencia en Twitter, por la efeméride del bautismo, supongo”. Después de la siesta, aprendo a entrar, me creo una identidad (falsa) y me asomo al ya para entonces caducado trending topic (TT). Lo que me encuentro es un vasto repertorio de insipideces, trivialidades y supercherías. En definitiva, nada.
Para engordar artificialmente el resultado, una gran parte de los tuits procede de organismos más o menos oficiales y otra se limita a las citas tópicas: “La ingratitud es hija de la soberbia”, etc., etc. No falta algún eslogan válido: “Cervantes vive”; “Para un momento para leer a Cervantes: siempre merece la pena”. Pero sólo unas pocas entradas responden a la experiencia personal o al buen sentido: “El Quijote es uno de los libros que releído se disfruta mucho más”; o el mejor: “Para no olvidar quién era el autor del Quijote, tendremos que luchar por una educación de calidad”.
Quizá lo más llamativo es la cantidad de patrañas cervantinas que siguen en circulación. La Universidad de Alcalá cuelga la reproducción de un cuadro y anota: “Retrato más fiable de Cervantes, pues se describía a sí mismo según la obra del pintor Jáuregui”. ¡Virgen bendita, una Universidad, y precisamente la de Alcalá (Cuenta verificada), avala la autenticidad del deplorable lienzo, conocidamente apócrifo, que por desgracia se exhibe aún en la Real Academia Española! “Archivos Estatales” (sic) adjunta el facsímil de una carta “a un destinatario sin identificar” en la que Cervantes “se duele de su enfermedad”. Sí, el destinatario más que identificado sería el cardenal Sandoval, pero la carta no pasa de una grosera adulteración. Y qué emperramiento con sacar a relucir la palabra entuertos, que ni aparece ni tenía por qué aparecer en el Quijote, pues no significa sino ‘retorcijones propios de las recién paridas’. (Lo que Cervantes sí repite es tuertos, es decir, ‘actos torcidos, no derechos, injusticias’.)
La mayoría de los tuits versan sobre Twitter y los tuits: que qué bien que sean tantos, que Cervantes (con Alcalá de Henares) ya se ha vuelto TT, llevémosle a lo más alto... Afortunadamente, un par de ellos se miran al ombligo pero en términos críticos: “140 caracteres siempre se nos quedarán cortos”, “Más leer a Cervantes y menos postureo digital”. Con todo, #CervantesEnTwitter se me ofrece como un receptáculo sustancialmente vacío. ¿Será así con otros TT? ¿Será así con todas las famosas redes sociales?

EL QUIJOTE 45. UNA VIDA DE CÓMIC


Al gran personaje que fue Miguel le faltó un Cervantes que le escribiera. Hizo por su rey lo máximo que se podía pedir a un súbdito en el siglo XVI: jugarse el tipo como espía y jugarse el talante como recaudador de impuestos. Miguel de Cervantes, fallecido en 1616 y buscado en el subsuelo de un convento en 2015, guerreó en batallas navales cuando aún conservaban la épica de los clásicos, sobrevivió a un largo cautiverio en Argel y tocó una cima de la literatura universal que, cuatro siglos después, ahí sigue plantada, viendo otras novelas pasar.



El recorrido gráfico realista de Prado se contrapone a las viñetas satíricas creadas por el dibujante david Rubín (ourensre, 1977), que ha llevado al cómic El retablo de las maravillas, un entremés con visos autobiográficos o, al menos, con pistas sobre una cierta manera de ver el mundo. “De un modo no explícito hay temas como la familia, la religión, el ejército o el amor que retratan su pensamiento”, señala Rubín.

Un entremés que Cervantes no llegó a ver representado y que hoy mantiene su vigencia, en opinión del dibujante. “Hay una crítica muy dura contra el poder establecido. Más de uno de los que nos gobiernan ahora debería leerlo”. Rubín, que ya se sumergió en el pasado en dos tomos de El héroe, donde se inspiraba libremente en las 12 pruebas de Heracles, ha variado su estilo gráfico ligeramente: “Por un lado he intentado simplificarlo y, por otro, exagero los personajes como en los cómic de Bruguera. Me parecía que este toque satírico era lo que más se adaptaba”.

La exposición, que itinerará por sedes internacionales del Instituto Cervantes y que cuenta con un catálogo, coeditado por Astiberri y Acción Cultural, incide sobre ese juego entre la ficción de los personajes teatrales y la realidad del escritor. O lo que se considera realidad, porque ni siquiera hay certezas sobre su rostro, representado a partir de la descripción de sí mismo que dejó en las Novelas Ejemplares. “Su rostro no se aleja del forjado en el imaginario colectivo, de un hombre delgado, con nariz aguileña, pero no es un retrato sacralizado, sino que he tratado de hacerlo desde su propia mirada, irónica y que rozada el cinismo”, comentó en la presentación Miguelanxo Prado, informa Efe. La muestra, a juicio del autor de Ardelén, la novela gráfica que recibió el Premio Nacional de Cómic en 2013, repara cierto agravio hacia el escritor, cuya vida quedó sepultada bajo el éxito de su famosa criatura.




EL QUIJOTE 44. ACUÉRDATE DE CERVANTES


Manuel Morales, en El País, con motivo de la presentación del balance del año económico y docente del Instituto Cervantes, nos cuenta cómo parece que los actos de celebración del Cuarto Centenario de la muerte de Cervantes andan retrasados. Leamos: 

 
2016 será un año cervantino. El 22 de abril se cumplirá el cuarto centenario de la muerte del autor de El Quijote. Por esta efeméride se constituyó el pasado 27 de julio una comisión nacional, coordinada por la Secretaría de Estado de Cultura. El Gobierno calificó la celebración como "acontecimiento de excepcional interés público", como prueba del gran interés que se le concede. En esa comisión participan importantes instituciones culturales españolas, desde la Biblioteca Nacional, la Real Academia Española y Acción Cultural Española, hasta el propio Instituto Cervantes, además de las comunidades autónomas y el Ayuntamiento de Alcalá de Henares. El director del Cervantes, Víctor García de la Concha, lanzó hoy una voz de alarma: "La comisión va un poco atrasada, hace un mes se celebró la primera reunión". En su opinión, ese "retraso se debe a que estamos en el final de la legislatura". No dio más detalles. Tan solo que el Cervantes sí estaba cumpliendo, por lo que el foco se trasladó a otros integrantes de la comisión.
Fuentes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte manifestaron su desacuerdo con las palabras de García de la Concha, sobre las que no han querido opinar, y han querido responder "con hechos". "No es cierto que haya habido una sola reunión" y hay 59 proyectos en marcha para festejar a Cervantes, entre los que se incluyen montajes teatrales, exposiciones, congresos, publicaciones... Las mismas fuentes han subrayado que "mañana martes" hay una reunión de la comisión ejecutiva de la comisión para tratar asuntos como la web del evento, los canales para la difusión de los actos previstos y la búsqueda de patrocinios. También mañana se votan los presupuestos del Estado para 2016 en el Congreso, que está en su última semana de actividad parlamentaria antes de las elecciones generales del 20 de diciembre.